[vc_empty_space height=”32px”]

Llevo unas semanas investigando sobre el Diseño de ciudades. Acabé aterrizando en un Mooc de la Universidad de Pennsylvania. Designing Cities es el nombre de este Mooc, que, por cierto, recomiendo.

Intuyo que me interesa esta temática, pero aún no sé bien por qué. La verdad es que considero que me faltan muchos conocimientos para entender algunas de las cosas de las que habla este Mooc. Principalmente sobre arquitectura. Aún así, hasta donde llevo, he extraído unas cuantas conclusiones que quiero comentaros.

DESARROLLO DE LAS CIUDADES

Las ciudades nunca están completas. Su historia se escribe día a día en base a los cambios sociales, políticos, económicos, tecnológicos, demográficos,…

La sociedad es la que marca los ritmos, y las ciudades crecen en la medida en que ella avanza. Parece una obviedad, pero es importante tener una buena perspectiva temporal partiendo de este punto:

No se trata únicamente de cambios tecnológicos, “Del caballo al coche”. También el desarrollo urbano de las ciudades  ha dependido de: una mayor o menor densidad edificatoria en base al crecimiento de las ciudades y a las nuevas migraciones; zonas separadas por oficios, por motivos religiosos, culturales, militares o de explotación del territorio; y muchas otras decisiones que han ido trazando los mapas en los que nos desenvolvemos actualmente.

[vc_single_image image=”18121″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”980×510″]

CIUDAD PREINDUSTRIAL

Los asentamientos han sido planeados desde el principio, pero solo hace 3.000 años que empezaron a ser diseñadas. Más allá de cálculos matemáticos, las ciudades han sido desarrolladas utilizando una serie de elementos que heredamos de griegos y romanos.

La plaza, a veces planeada como un espacio “de respeto” frente a catedrales e iglesias, otras como espacio de relax ante la creciente actividad en el centro de las ciudades, o también con simbólicas funciones: ejecuciones, celebraciones, manifestaciones…

[vc_single_image image=”18123″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”800×531″]

Las cuadrículas, tipo de división de las ciudades creada por los griegos en Asia Menor. Un claro ejemplo de intencionalidad. Se caracteriza por calles largas y rectilíneas. Eficaces para la buena cirulación y optimizadas con diagonales que te permiten cruzar de un lado a otro.

El cardus y el decumanus, que son los nombres de estas calles y avenidas, no fueron más que reforzados con el tiempo, debido a su funcionalidad y sencillez.

Pero también el claustro, el muro o los cruces han sido importantes elementos que conservamos hasta hoy y que resultan determinantes a la hora de influir en el desarrollo social y urbano.

[vc_single_image image=”18125″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”1476 × 934″]

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

Desde finales de 1700 se empiezan a ver señales de la influencia de la Revolución Industrial sobre el urbanismo. Como es lógico, el crecimiento del comercio favoreció la actividad en los puertos. Y, de manera cíclica, el aumento de la población provoca el aumento de la industria, y con ellos los espacios caóticos.

Recuerdo haber leído una y mil veces la importancia de la invención del ferrocarril y del barco de vapor, pero creo que hasta ahora no he reflexionado nunca sobre la importancia de la buena gestión y eficacia de los medios de transporte o del agua.

La mejora en las redes de transporte propiciaron el desplazamiento en las ciudades y hacia ciudades colindantes. La gestión de canales y control del agua, por su parte, desarrollaron la industria.

París, un referente.

El Boulevard se convirtió en modelo para el resto de ciudades. La imagen: calle ancha, anchas aceras y árboles en línea hizo de París, en menos de dos décadas, convertirse en la ciudad más moderna del momento y dejar atrás la ciudad medieval.

El Barón Haussman fue el artífice de este modelo, convirtiendo en emblema de ciudad industrial a la capital francesa. Consiguieron adaptarla a las necesidades de transporte, sanidad, y comunicación que una ciudad en auge (y una burguesía cada vez más acomodada) requería.

Sin embargo todas estas decisiones solo beneficiaron a estas clases enriquecidas. Los barrios obreros se vieron desplazados a la periferia, y estas áreas fueron reservadas para apartamentos destinados a clases burguesas. Y es que también había una finalidad política en estas obras, deseo de Napoléon Bonaparte.

Con este plan se evitaban revueltas como la de 1830 y 1848 Se evitaban las barricadas en las calles y se facilitaba la labor de las fuerzas del orden. Las previsibles próximas revoluciones llevaron a Napoléon III a tomar una serie de decisiones urbanas.

LOS NOMBRES PROPIOS DEL URBANISMO

Algunos grandes nombres también vieron el poder del diseño de ciudades, seguro que reconoces alguno:

  • Le Corbusier: Grandes retículas de edificios similares colocados en fila. En 1922 sus pinturas para una exhibición dejaron, como siguen haciendo ahora, a todos los seguidores de su obra.
[vc_single_image image=”18129″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”248×204″]

También hubo otros grandes nombres como

Partícipes del cambio de una forma integral. Diseñando no solo desde lo material, si no teorizando y aplicando sobre lo social en el espacio común.

NUEVOS FACTORES

La aparición del Landscape

Consecuencia de la rápida crecida de la industrialización se exporta de china la idea del parque, un descanso para la vista y la mente.

El cambio climático es el nuevo factor que, junto a las propuestas de reutilización del espacio urbano, nos descubre nuevas tendencias relacionadas con la agricultura y la economía colaborativa.

Nuevas decisiones políticas

Si algo me ha quedado claro después de trabajar la primera mitad del MOOC es que las decisiones en materia de urbanismo tienen consecuencias a largo plazo. Por eso, cuando te empiezas a informar sobre este tema te encuentras con decenas de artículos sobre el futuro de las sociedades y ciudades. Se espera aumentar la población mundial hasta 10.000 millones de personas en 2050. Esto supone un aumento en el consumo de recursos, y muchas necesidades en materia de transporte, gestión de residuos, etc.

Destacan en este MOOC la necesidad de preservar con especial cuidado el agua, la biodiversidad, las zonas húmedas y la agricultura. De manera que ciudades como Florida, que para el año 2050 podría duplicar su población, pasando a requerir el triple de espacio consumido pueda gestionar sus recursos de forma óptima.

Que estas zonas se preserven o no depende de decisiones políticas, muchas veces corrompidas por voluntades particulares. Lo mismo pasa en el caso de la electricidad. Las tecnologías que permitan conservar esta energía están disponibles, pero aún hace falta algo más de tiempo, y algún que otro cambio político, para que estas alternativas lleguen a nuestas casas.

NEGOCIANDO EL BIEN COMÚN

He plasmado aquí abajo el Círculo Virtuoso que muestran en el MOOC  del que os hablaba al principio. La idea es negociar las posibilidades de lo público/privado. Sobre esto ya hay mucho dicho. Ya sabes, procomún, economía del bien común, o economía colaborativa. Ahora que lo pienso, matizar estos conceptos podría ser un buen artículo a desarrollar.

Pero volviendo a la idea de la imagen. Queda esperar algo de tiempo para ver en qué medida es posible un cambio. Hay muchos intereses en juego y las armas van cambiando de bando entre entes públicos y privados. Tampoco quedan claros los conceptos y los límites. Está abierto, bien, ¿pero hasta dónde?.

He encontrado este texto de Vercelli y creo que se explica muy bien la complejidad:

Estas investigaciones muestran la heterogeneidad y diversidad de las discusiones y los análisis de los bienes comunes. En este sentido, estos bienes pueden referirse a temas tan diversos como la integridad física, biológica o moral de las personas, a los bienes intelectuales, a los recursos naturales, al desarrollo energético, a la salud, a biodiversidad, a la distribución de la riqueza, al acceso a la cultura, al medio ambiente o, entre muchos otros, al derecho de las generaciones futuras. Estos bienes no están sólo circunscriptos al patrimonio, la hacienda o la riqueza de una persona física o jurídica. También pueden traducir valores e intereses a nivel social o comunitario. En igual sentido, las tensiones que estos bienes generan pueden ubicarse a nivel local, regional o global. A su vez, la diversidad y heterogeneidad de las tensiones sobre los bienes comunes crece exponencialmente con el cambio tecnológico

Y para cerrar por hoy con este tema tengo que añadir lo que escuché el otro día de una de las fundadoras de la Revista Concreta:

“Si no existe lo público podemos dejar de pagar nuestros impuestos.”

[vc_single_image image=”18139″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”683 × 400″]
Imagen Propia

¿DESAFÍOS DEL DISEÑO URBANO?

Recapitulando hasta donde he leído me surgen algunas dudas. ¿Hasta dónde llega o no el diseño de ciudades?

– Si una ciudad se diseña pensando en que sea participativa, ¿no se deberían rediseñar también los procesos que permiten que el pueblo colabore?¿Abrir los trámites para la participación?¿Simplificarlos también visualmente? Ves las webs de los ayuntamientos e instituciones, piensas en lo que cuestan, piensas en la cantidad de gente que debería poder utilizarlos como webs de referencia y te dan mareos.

– ¿Es posible una ciudad diseñada para ser accesible y universal? En la teoría parece indudable, pero en la práctica, oyendo el discurso clásico no parece que haya voluntad para hacer decenas de pequeños cambios que abrirían el espacio urbano.

CONCLUSIONES

Queda pendiente acabar el Mooc, ver el documental Urbanized y leerme el Manifesto.

OTROS RECURSOS

Panic

About Panic

Leave a Reply