[vc_empty_space height=”32px”]

Seguimos con el tema del post anterior sobre Diseño de ciudades. Como ya empezamos a ver, las ciudades no son sostenibles, en ningún sentido. Por esto es necesario empezar a conocer mejor la ciudad. ¿Qué es un sistema urbano? ¿Estamos creando ciudades resilientes? Esta vez he seguido el Mooc de EdX, Future Cities.

FUTURE CITIES LABORATORIES

¡Maldito 2050! He tenido que hacer varios trabajos para clase pensando en diseños para 2050. Para hacerme una idea me leí este libro sobre el mundo en 2050 y creo que pasé varias noches sin dormir. Al parecer hay muchos ojos mirando a esa fecha. En este curso hacen referencia también a esta fecha constantemente.

Lo más alarmante respecto a este año parece ser el crecimiento de la población y el abastecimiento, o no, de los recursos necesarios para la población mundial. Las miradas están principalmente centradas en los trópicos. Hasta aquí ya estábamos enterados. De lo que nos hablan es de los dos Future Cities Laboratories que tiene la universidad ETH de Zurich. Estos espacios, dedicados a la ciencia urbana, utilizan teoría y datos (ya sabes, Big Data), para hacer simulaciones y, como bien dicen, hacer visible lo invisible. Estas simulaciones no solo sirven para entender mejor los comportamientos de las multitudes en un entorno y tiempo concreto, sino que además permiten preveer comportamientos futuros y experimentar para tomar decisiones urbanas.

[vc_single_image image=”18153″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”full”]
Imagen propia

SIMULATION PLATFORMS

Hablan de entender la ciudad como un conjunto. Entender para crear y después gestionar. Identificar y cuantificar. Hacer las conexiones.

Se aplica dinámica de sistemas complejos, y existe toda una metodología que desarrollan en estos institutos de ciencia urbana, que sitúan, en el video, en Zurich y Singapur.

Trabajan en tres escalas: Pequeña para edificios y sus tecnologías, mediana para el diseño urbano y grande para el diseño y gestión de lo territorial. Dentro de estas escalas, y teniendo en cuenta que las ciudades son el sistema más complejo construído por el hombre, encontramos muchos parámetros, como son el espacio, la energía, los materiales, el agua, la información, los transportes, etc.

La creación de ciudades modelo les permite la abstracción de las estructuras existentes de las ciudades. El propósito de este tipo de software (ver imagen inferior), es simplificar los componentes, propiedades, funciones y estructuras de la ciudad de manera que las proyecciones hacia el futuro sean posibles. Sobre estos modelos se representa el sistema o proceso, y de las simulaciones se obtiene el comportamiento que se espera de las multitudes.

Es, de nuevo, un paso más allá del 3D. El parámetro tiempo era necesario a la hora de ver representadas las ciudades, y todas las tecnologías relativas al Internet of Things y las Smart Cities posibilitan estos datos para su visualización y simulación. Las dinámicas y los movimientos que suceden en una ciudad son ahora visibles y nos pueden ayudar a comprender muchos fenómenos y actuar en base a las conclusiones.

[vc_single_image image=”18156″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”full”]

LA METÁFORA DE LA ARQUITECTURA

Ya conocíamos el término arquitectura de la información, que hacía referencia la información que mostramos en medios digitales y cómo la organizamos para el que el usuario interactúe con ella. Richard Saul Wurman, creador de las TedTalks, fue el primero en hablar de este término.  Pero en Future Cities, el MOOC, se habla de Arquitectura de la información como la especialidad que describe metáforas y principios de la arquitectura aplicados a los datos digitales y a la información. Es decir, hay elementos arquitectónicos, pero estos nos cuentan muchas otras cosas sobre la ciudadanía. La arquitectura de la información, en este caso, nos habla de lo invisible.

Toda la información que se genera en un espacio, su estructura, su orden, y no el de la propia construcción en sí. Durante el desarrollo del MOOC se ponen diferentes ejemplos muy buenos.

1. Los edificios religiosos: cargados de simbolismos son espacios cargados de información. Su paredes siempre con carteles para la comunidad; techos y luz pensada para el recogimiento y la contemplación; orden en cada metro cuadrado, jerarquías espaciales, representando la organización de la Iglesia.

2. Las tiendas físicas de marcas tecnológicas: ¿necesitaba Apple una tienda?  Resaltan en el MOOC el éxito de estas tiendas (no nombran a Apple, pero te lo puedes imaginar), ya que pese, según dicen, les pronosticaban el fracaso han resultado ser lo que la gente necesitaba para confiar en estas grandes marcas. El espacio habla de la marca y aporta mucha información a los usuarios sobreella.

3. Un muro: el mejor de los ejemplos. Lo que dice es que al ver un muro puedes ver mucho más que un patrón de ladrillos. Cuándo y dónde fueron creados los materiales con los que se construyó, dónde se ubica, qué tiene cerca, en qué momento fue construído, para qué, cómo influye en la vida de los que lo rodean, y otras muchas preguntas, pueden aportar información muy relevante sobre la importancia de mantener o no ese muro.

LA CIUDAD DE LA INFORMACIÓN

La perspectiva que da la arquitectura de la información como marco en estos escenarios aporta una visión holística de todo el sistema.

Las ciudades son una gran masa de componentes que recogen datos, datos que completan la información que ya tenemos. Las infraestructuras y sus ciudadanos presentan diferentes tipos de datos en grandes cantidades que crecen de forma rápida.

A día de hoy solo una pequeña cantidad de datos es explotada. El Big Data nos ayuda a extraer información sobre volúmenes, variedad y velocidad. La monitorización de estos datos y de la información nos da modelos de comportamiento, patrones urbanos, que contienen un conocimiento general del comportamiento urbano.

CIUDADES DEL FUTURO

Junto con la energía, y los transportes, la construcción representa todo un desafío. En el MOOC hacen especial referencia a África y Ásia, ya que, del mismo modo que en Occidente hemos vivido las consecuencias de las burbujas inmobiliarias, en algunas ciudades en desarrollo están siguiendo las mismas vías equivocadas. Addis Abeba es el espacio modelo sobre el que se está trabajando en este sentido.

Las ciudades del futuro a construir no son de Europa o de Norte América si no que se encuentran en el trópico. En este MOOC hablan principalmente de materiales con los que se construyen. Todo el proceso de creación, transporte, y construcción que supone crear la materia prima utilizada en construcción ya supone muchas decisiones relevantes en torno a consumo de recursos. La era del acero y el cemento ha dado duro en Occidente, por eso este MOOC habla del Bambú y sus 1.400 variedades como material alternativo para el futuro.  El bambú se está utilizando en modelos como el de Etiopía (Addis Abeba), con construcciones como la straw. (Y aquí otras piezas de bamboo que me he encontrado que pueden servir de inspiración.) Esta y otras alternativas suponen crear ciudades más resilientes.

[vc_single_image image=”18168″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”full”]

CONCLUSIONES

No me ha gustado que durante el MOOC me haya dado más la sensación, en muchos momentos,  de que me estuviesen vendiendo la dichosa universidad de Zurich que conocimiento. Aún con todo, y por centrarme en el tema, considero que me falta muchísima información todavía. ¿Quién está encabezando estos laboratorios? ¿Cuáles son los fines reales? ¿Hasta qué punto nos estamos condicionando? Llegaremos seguro a puntos de desencuentro entre seguridad y control. Creo que esa es la principal conclusión.

OTROS RECURSOS

Panic

About Panic

Leave a Reply