No puede haber aprendizaje sin libros. Nunca lo habrá. Uno de mis favoritos de los últimos años ha sido Aprendizaje Invisible. Escrito por John Moravec y Cristóbal Cobo, me leí este libro hace un año y medio. Ahora, después de una segunda lectura, he encontrado nuevas perspectivas. Nuevas perspectivas sobre mi forma de ver el aprendizaje y la educación, pero también los proyectos en los que participo.

UNA NUEVA ERA

Desde el principio este libro cuestiona una y otra vez el papel de la innovación en la educación. Desde hace años oímos, leemos y vemos en los telediarios y prensa noticias sobre “Nuevas Tecnologías en las aulas”. Las misma bazofia reconvertida en antiestéticos y aburridos juegos de ordenador; tabletas para clase que no son más que libros digitales. Particularmente, en un punto del libro, habla del concepto “nuevas tecnologías”. Lo que para nosotros, de otra generación, son nuevas tecnologías, para los niños son su día a día. Un power point no es una nueva tecnología. Tampoco lo es un videojuego en realidad. Tampoco por ser nueva una tecnología debería considerarse la panacea educativa.

[vc_single_image image=”18071″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”800 × 535″]

CRISIS DE LA EDUCACIÓN

Peter Schmidt, fundador de la P2P University, asegura que los modelos de educación actuales están en crisis. Considera que existe un desfase entre las habilidades enseñadas y las requeridas en el mundo técnico-profesional. No es difícil darle la razón. Los centros de estudios universitarios por los que he pasado (salvo la Uned) vivían con retraso las novedades en sus áreas. Lo que hoy es noticia llega a los libros de texto, manuales y programas de asignaturas con uno o dos años de retraso. Por otro lado habla del elevado precio de las matrículas, que evidencia la Burbuja Educativa; y por último de una “formación de corto alcance”, que no prepara para los desafíos del empleo que desempeñará el ahora estudiante.

APRENDIZAJE INVISIBLE

El título del libro me parece de lo más acertado. Lejos de liar más los conceptos creo que arroja luz sobre la eterna cuestionada definición de “educación no formal“. No sólo lo que vemos en las aulas tiene valor. Resumo por aquí el por qué del libro:

1. Habla del aprendizaje como un continuum que se prolonga durante toda la vida. Algo que sucede en todo momento y lugar. Busca reducir las distancias entre lo que se enseña desde la educación no formal y lo que demanda el mundo laboral.

2. Remixar: Este concepto aparece constantemente, y no solo en este libro. Si hablamos de innovación (de la de verdad) no podemos dejar de prestar atención a lo que practican los demás. De estas otras opiniones y experiencias surge el enriquecimiento de los demás proyectos.

3. Busca que estas ideas puedan ser adoptadas y adaptadas por otros. Contribuye a la creación de un nuevo paradigma. Y desde luego que lo consiguen. Al menos para mí es inspiración.

4. Propone nuevas aplicaciones de las tecnologías (TIC). Pero esta vez dentro de un contexto realista, buscando colaborar dentro de un marco más amplio de habilidades para la globalización.

Como ellos bien dicen: “Es aire fresco que creemos que debe circular por los pasillos de la educación”.

APRENDIZAJE Y CULTURA DIGITAL

Con la aparición de los dispositivos móviles y tablets se abre una nueva oportunidad de integrar los conceptos educación y tecnología. Pero, como bien rescatan en el libro Aprendizaje Invisible: “La idea no es reemplazar lo que ya existe, sino sumar“.

El E-Learning busca su sitio de mil y una maneras. Las plataformas tipo moodle, los Moocs, y otras herramientas parecen ir buscando pequeños huecos por los que ir filtrándose y encontrar su sitio. En mi opinión, este supuesto fracaso no lo es en realidad. Estamos ante la oportunidad de observar mil y un experimentos a la vez. Cada institución, cada profesor y cada learner lo utiliza de una manera. Estamos experimentando. Eso no puede ser malo. Vendrán los errores y con ellos los aprendizajes, y esto es algo que ninguno de los interesados en educación debe olvidar o ignorar.

Se nombra en el libro el concepto “Amnesia postevaluación” (Roger Schank) . Y este concepto me parece especialmente importante en el momento digital que vivimos. “Todo lo que necesito está en mi pendrive” te podrían decir algunos. La información se triplica día a día, y al mismo tiempo ocupa menos espacio y es accesible 24/7. Por lo tanto ¿qué sentido tiene memorizar, más allá de hacer trabajar la mente? ¿Por qué seguir dando tanto valor a la capacidad de retención de los alumnos? ¿De qué sirve saberse todas las respuestas si luego no sé cómo o cuándo aplicarlas?

[vc_single_image image=”18079″ alignment=”center” border_color=”grey” img_link_large=”yes” img_link_target=”_blank” img_size=”800 × 600″]

ADAPTARSE O MORIR

Es necesario buscar nuevas formas de integrar la educación y las verdaderas necesidades que surgen en esta sociedad cambiante. El nuevo paradigma debe ser inclusivo, conectando las nuevas áreas de conocimiento al ritmo al que crecen las industrias. Este nuevo modelo demanda, como bien mencionan los autores, una serie de trasformaciones y una alta flexibilidad. No se trata tanto de reformar la educación como de crear una revolución educativa. Las pedagogías y prácticas deben ser lo suficientemente abiertas como para preparar a los futuros estudiantes nómadas. Capaces de adaptarse.

Aprendemos con el tiempo, de nuestro entorno, en la medida en la que interactuamos con él. Observamos, recordamos experiencias pasadas, y hacemos nuevas conexiones que nos hacen superar los nuevos obstáculos. A veces, fallamos y aprendemos de los errores. Pero todo este proceso requiere tiempo. El aprendizaje no es una etapa, es parte de la vida, y así es como debemos entender la educación. Como un proceso contínuo.

EL VERDADERO ÉXITO

Surgen los nuevos términos: Knowmad. Esa persona innovadora, imaginativa, capaz de trabajar en cualquier ambiente, con cualquier persona. Hambrientos de conocimiento. Adaptables. Este perfil no lo crea la escuela, es algo innato, surge de la voluntad. Surge, sobre todo, del aprendizaje no formal e informal. De la búsqueda de nuevos retos y de las ganas de superarlos. Este perfil no podría ser nunca evaluado cuantitativamente. Y ahí es donde empieza y termina el problema de la educación.

La inteligencia emocional no puede ser evaluada. Tampoco la resiliencia, ni la voluntad. No podemos ponerle una nota de corte a la capacidad de desaprendizaje.

Comentan también en Aprendizaje Invisible cuál es el nuevo perfil de líder. Lo plantean como un “eje” (Godin). El éxito del trabajo de este líder reside en el hecho de que realmente disfruta de su trabajo. Es bueno en él. Por encima de ser obediente, tiene la voluntad y la humanidad necesaria para resultar al final imprescindible. Se trata de pasión. ¿Entonces de qué sirven las notas? ¿De qué sirve dar las oportunidades sólo a los que se ciñen al sistema educativo industrial si este sistema no mide lo que es el éxito en la vida real?

El paradigma educativo industrial es lineal, mecánico, y evalúa en base a esas premisas. Hemos crecido viviendo nuestra educación como si fuera un checklist. Hasta ahora sólo ha importado el qué, obviando el cómo. Sin embargo todo el conocimiento tácito, el que todos poseemos, se pierde, o más bien se olvida. Pierde valor pasando a un segundo puesto. Se olvida el sistema, y nos olvidamos nosotros, de que todos estos conocimientos que forman parte de nosotros y nuestras vidas pueden crear la diferencia a la hora de desarrollar una labor profesional.

Creé HackedMaster porque creo en mí y en mi capacidad de aprendizaje. Me dan igual los títulos. Sé que algún día encontraré todos esos diplomas en un cajón… Y ya. Me gusta decir en Drop360 que “el verdadero diploma es el éxito de lo aprendido”.

PREGUNTAS ABIERTAS

Aunque podría seguir reseñando ideas del libro, voy a dejarlo para un futuro post sobre aprendizaje autodirigido. Tampoco hay hoy conclusiones. Lo que hay son preguntas abiertas que me han surgido según leía el libro:

  • ¿Seríamos capaces de crear un verdadero sistema que evalúe el aprendizaje invisible?
  • ¿Qué ocurre con toda esa gente que, de forma innata, no tiene tantas inquietudes?
  • ¿Podríamos crear un sistema de evaluación que integrase todos los perfiles de learners?
  • ¿Es siquiera necesario evaluar el conocimiento? ¿Qué utilidad tiene evaluar para otros?  ¿Tiene cabida la evaluación en un paradigma basado en el aprendizaje permanente? ¿No sería mejor crear un sistema de evaluación personal?
  • ¿De verdad la revolución educativa no vendrá desde la institucionalidad? ¿Por qué se tiene tan clara esta premisa?

 

Para concluir, los autores entrevistan a personajes relevantes del panorama educativo como son: Juan Freire, Dolors Reig o Ismael Peña. Cerrando definitivamente con un epílogo del conocidísimo Roger Schank. (El video es de mala calidad, pero el contenido).

OTRAS LECTURAS

Lecturas que quedan pendientes a raíz de este libro:

Geekonomía

Planeta Web 2.0

Knowmad Society

Educación Expandida

Panic

About Panic

Leave a Reply